Uno de los pasos dentro de la organización de la boda es elegir el ramo de la novia. El ramo no solo forma parte de la tradición dentro de una boda, también es un accesorio imprescindible, que junto al tocado completan el vestuario de la novia.

El ramo de novia es una antigua costumbre que podría rastrearse hasta el antiguo Egipto. Se dice que las novias egipcias solían llevar hierbas de intenso aroma destinadas a ahuyentar los malos espíritus, para con esto evitar los malos augurios para su matrimonio. Con el paso de los años, las hierbas fueron sustituidas por flores, ya que con ellas se conseguía, aparte de un agradable perfume, una vista que aumentaba la belleza femenina de la novia. Siglos más tarde esta tradición fue llevada a Europa, en tiempos de las Cruzadas, y la flor más utilizada era el azahar, flor que simbolizaba la pureza.
Para elegir el ramo, hay que tener en cuenta

TENDENCIAS:

– Lo último: con tallo visto
– Lo clásico: las rosas
– Lo bonito: que sean ligeramente perfumadas

CONSEJOS:

Altura y cuerpo de la novia
– El ramo tiene que ser proporcional a la altura de la novia y nunca deberá ser más grande que su cintura.
– Para las novias de menos estatura se recomienda flores pequeñas y la forma del ramo deberá ser más estilizado.
– Para las novias más altas se aconseja ramos en forma de cascada

La tonalidad de la piel, el color del pelo y de los ojos
– Las novias morenas estarán más favorecidas con colores más vivos, amarillos o fucsias.
– Las flores blancas o en tonos pastel son las más recomendadas para las novias rubias. Un toque con flores azules da frescura, especialmente si la novia tiene ojos azules.
– Las novias pelirrojas pueden optar por ramos en colores fuertes, con destellos naranjas, en armonía con su pelo.

El estilo, color y volumen del vestido
– Un traje de corte clásico, con cola y velo largo, pide un ramo con caída o de cascada que compense la cola que se va llevar.
Es evidente que el color de la tela (blanco, marfil, con bordados, etc.) va a definir la selección de los colores de las flores. El volumen también influye decisivamente a la hora de realizar el ramo y hacerlo más o menos profuso y con flores más o menos grandes.

La época del año
– Hoy en día se pueden encontrar la mayoría de las flores en todas las estaciones del año. Quizás puedan resultar algo más caras por no ser flor de temporada, pero generalmente las floristerías cuentan con una amplio mercado nacional o internacional del que proveerse.
– Los colores también varían las sensaciones percibidas en función de la luminosidad del ambiente. Además si te casas en meses de calor te recomendamos que el ramo lleve más verdes porque aligeran y refrescan. En otoño queda ideal un ramo en tonos naranjas.

Tu personalidad
Sin duda el factor más importante a tener en cuenta en la elección del ramo es la personalidad de la novia. Las novias tímidas se decantan más por pequeños bouquets que tengan flores en colores suaves. Las novias más atrevidas se arriesgan con ramos hechos en estructuras y con flores de colores más llamativos.

Anuncios