Estamos acostumbrados a que los novios vistan tacones y zapatos, que la comida se celebre en sitios convencionales… ¿pero por qué no dejamos volar la imaginación? ¿Qué pasaría si la boda se celebrase en el campo y los novios calzasen los “Converse” en vez de zapatos elegantes? Nos gustaría enseñaros una divertida boda donde todo lo descrito se hace realidad.

Se trata de una ceremonia celebrada en la casa de campo de los novios, en Pensilvania. Nos parece una boda muy original con juegos en el césped, natación en el lago, expertos bailarines, cerca de 20 pasteles, con música en vivo y danza celta. Y lo más curioso, con 30 pares de “Converse” verdes!! Tanto el vestido de la novia, como los lazos y las cintas fueron hechos a mano. Y es que todo es posible con un poco de imaginación!!!

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

ImagenImagenImagenImagen

Imagen

ImagenImagenImagen

Inspiración en http://brumleyandwells.blogspot.com.es/2010/07/riley-and-kristy.html

Anuncios